VERDADERO

8 de junio de 2010 3 comentarios

Autor:  EL DRAC


Primero fue el sol, benéfico, dejándose
caer sobre los párpados cerrados...

Primero fue la luz desintegrando su espectro
en los océanos, reflejando su azul en los espacios,
en la vastedad eterna de los cielos.

Primero fue el correr de los átomos de luz
descubriendo reír a los vientos...!

arreboles de paz emigrando hacia los hielos
de polo a polo, en la atmósfera, el firmamento;
tú podrías verlos si quisieras.

Primero fue el sol no lo olvides;
y seguidamente el amor en el planeta
que todos queremos.

¿A qué haces protestando 
por algo que no te compete?
¿Qué es lo que quieres?

¡Extraviada transeúnte!
te subes a un autobús que va
hacia no sabes dónde;
y luego te bajas, y subes a otro,
y a otro más sin hallar el que te 
corresponde;
porque en realidad no has descubierto
quién eres ni a dónde vas;
ni quién será tu amor,
tu norte.

Por eso, 
primero fue el sol fecundando la tierra
y dándole a ella sus humores en estaciones;
germen verde en primavera, flores mojadas
en fragantes olores;
riachuelos borboteando...
plata y cristal cantar de agua entre piedras,
¡cantar...!

Perfume pasional:
verano;
cuando el surco se ennoblece 
y aroma néctares 
al vaho caluroso de las horas;
y así concibe la vida
y pasa el otoño en la tierra,
media estación, cierzo apacible
hojas secas correteando por la acera...

¿Hay algo más tierno que el invierno?
Donde son más necesarios los abrazos y los besos;
las charlas de amor en el hogar, junto al fuego.

Cuando quieras hablarme recuerda que primero
fue el amor, como un sol;
no el mancebo apuesto
que busca un recipiente humano
donde depositar su adiós.

Enfatizo:
primero fue el amor, como un sol;
reanimando en sus miasmas
el dulce juego en que se combinan
el amor y la pasión, el te quiero con los besos;
el corazón con la idea, la fe del alma en el planeta;
creando hacia el futuro dulces sueños 
en el cerebro para que nada perezca.

Primero fue el sol, 
incendio de luz en el alma;
soplo de amor, eterno fuego;
primero fue el sol, 
sol de amor no lo olvides;
cuando oigas por enésima vez 
un te quiero
recuerda QUÉ ES LO PRIMERO;
lo que queda en el alma, 
lo imperecedero.

Luego sabrás del hogar
y unos niños pequeños que,
con sus alegrías, te quitarán el sueño;
y en tus mayores soledades,
te pintarán una sonrisa desde el recuerdo;

porque, es lo imperecedero:
EL AMOR;
por lo que estás aquí,
por lo que alguna vez
te detienes a contemplar el cielo;
y por lo que alguna vez 
tu corazón para tanta vida, para tanto mundo,
para tanto tonto sueño,
se sintió muy...muy pequeño.

Primero fue el amor
amaneciendo en el alma.
iluminado humilde de la gentileza del sol,
de la vida;
del "tal vez... ¡sí me quiera!"
fragante esperanza de felicidad
verde oliva siempre en el planeta...

Primero fue el sol,
¡el sol!
el amor,
lo verdadero.



Esta bellísima poesía fue tomada del blog   EL DRAC


3 comentarios :

  • Militos dijo...

    Este poema, creo que fue el primero que leí de Drac, me impresionó mucho por su profundidad y sus bellas palabras:
    "Primero fue el sol, primero fue el amor"
    ¡Qué grande es Drac!
    Un beso por traerlo y otro porque te quiero, querida LC

  • LC dijo...

    Militos,
    estoy totalmente de acuerdo contigo L Drac es grande!
    Gracias por tu valioso comentario, y mil gracias por quererme yo también te quiero mucho mi amiga del alma.
    Besitos.
    Regresa!!

Publicar un comentario

 

©Copyright 2009-2016 BUEN DIA MUNDO |